Archivo de la categoría: sin categoría

Amor y servicio

Estándar

entrego amorLa tarde caía y Jenny meditaba sentada bajo aquel árbol, dándose un descanso de las actividades que le habían mantenido ocupada toda la mañana.

“¿Por qué parece una locura dedicar un tiempo a servir a los demás? ¿Por qué parece tan absurdo creer en una causa que me pide lo mejor de mi? ¿Es que no entienden que soy mejor persona desde entonces?”

Meditaba Jenny, imaginando las criticas que recibiría por dedicar esa mañana al servicio.

“¿Acaso no entienden el valor de una palabra de aliento que en tiempo de desgracia hace tanto? ¿Acaso no entienden el valor de una mirada compasiva, de una palmada que  puede dar nuevas fuerzas a quien siente la debilidad inundarle? Que parte no entienden de el ejemplo que toma mi hijo, que en su corta edad entiende que es un orgullo pertenecer a una institución que AYUDA, que sus ojos brillan tanto o mas que los míos al ver su logotipo en cualquier lugar, levantando su manita para saludar a lo lejos a los que portan el uniforme llamándolos mis amigos”

“Yo no nací, para extender mi mano y recibir todo, sin devolver nada, hastiarme con todo lo material que tiene el mundo, no nací para mirar por sobre mi hombro a los demás creyendo estúpidamente que lo que tengo, visto y como, me hace superior a los demás, si pudieran entender que prefiero comer en la mesa más humilde un plato de lentejas a duras penas sazonado, que comer en una mesa lujosa donde el platillo principal es el chisme y el escarnio aderezado con mentiras, donde desmenuzan trozo a trozo a cuanto pobre incauto cae en sus garras, mesa donde  más de una vez estoy segura fui también devorada”

“Y al final, cuando Dios lo permita, seamos viejos,  ¿Que satisfacción tendré de mi vida? ¿Me lamentare, por escuchar a los demás, que no hacen pero tampoco dejan hacer? Por paralizarme solo para acallar las criticas y las mentiras, me lamentare, y entonces me preguntare ¿Que será mas doloroso, ese momento interminable de arrepentimiento con la pregunta eterna de “Y si hubiera? O el costo de aguantar lo que se levantará contra mi por hacer lo que mi corazón me dictaba”

Jenny en ese instante observo la foto de su pequeño hijo en el protector de su móvil.

“¿Y que dirá el? Ese pequeño del cual ahora soy una heroína, dirá que fui una cobarde por no luchar por lo que quiero, o peor aun tomara un nuevo ejemplo de pereza, e indiferencia, aprenderá a mirar hacia otro lado ante una mirada suplicante, ¿Qué propósito entonces tendrá su vida? ¿Qué propósito habre cumplido al criarlo? ¿Es acaso suficiente solo alimentarlo, vestirlo y enviarlo a una buena escuela? ¿Qué cuentas daré Al que puso su vida en mis manos, para guiarlo por el buen camino, y hacer de el un hombre ejemplar?

No, prestaré mas mi atención a criticas, esto es lo que ofrezco: un ejemplo de vida para mi hijo, lo mejor de mi para el

Que ofrezcan lo que tengan a la mano a sus hijos, yo ofreceré al mío esto que tengo, ese algo más, que es amor y servicio a los demás”

Y con esto Jenny volvió a sus actividades con una enorme sonrisa.

_________________________________________________________

solo texto

solo texto

 

Anuncios

Agua y nieve

Estándar

-¿Directora de edicion? Jajajajajajaja que buen chiste ¿Directora tu? Esa estuvo muy buena-

Fue la respuesta de Ursula  al comentario de Gisselle, la cual llamo Directora a Jenny en reconocimiento a su desempeño que iba muchas veces mas alla de una simple editora.

Jenny, no hizo comentario alguno, sabía muy bien quien era y donde estaba plantada, su empeño y dedicacion la llevarian sin duda a  ese puesto que para Ursula ahora le parecía un chiste.

Ese tipo de comentarios aunque para muchos eran por demás desagradables, a ella no le  molestaban, había aprendido a  en cierta forma a dar gracias a Dios por la vida de Ursula, por ella que todos los días en su empeño personal de menospreciarla, en realidad lo que hacía era mantener a raya el ego de Jenny, que si bien era buena en lo que hacía y  sus compañeros y jefe se lo reconocían, corría el riesgo siempre de que sus pies dejaran el  piso como en la mayoría de las personas que sienten su vida viento en popa.

chicafelizEra necesario para Jenny reconocer que su vida era un regalo de Dios, al igual que sus habilidades si es que acaso alguna poseía, y que sus finanzas, sus ropas, sus posesiones, no la hacían lo que era, sin toda esa investidura, que afanosamente las personas se empeñan en ponerse a diario podría ser como cualquier otra persona; la diferencia radicaba en su corazón, en quien vivía ahí, y el tesoro que guardaba en el.

Y por si alguna vez se le olvidaba … Ursula se encargaba de asomar su cara y recordarle que en realidad no debería tomarse tan en serio.

solo texto

solo texto

_________________________________________________________________________________________

Di, que provecho saca
el hombre
en ganar el mundo entero,
si en su corazón no encuentra
el reposo verdadero,
si, todo lo que
no es eterno
se derrite como la cera
de que sirve tu apariencia
cuando el alma desespera

Siempre habrá nieve altanera
descansando en el camino,
y agua humilde batallando
en la rueda del molino,
siempre habrán guitarras
que acompañen
para que otras tengan brillo,
siempre brillara en el cielo
un sol que cobra..
un sol que paga
que haga un llanto de la nieve
que convierte en lluvia el agua
que selle nuestro labios..
haciéndonos mas
buenos y mas sabios

Letra canción: Agua y Nieve. De Marcos Vidal

Fe con persistencia

Estándar

Hace un año exactamente, paso un hombre por mi casa ofreciéndome un jardín precioso para el frente de mi casa.

Por la tarde del siguiente día el jardinero anuncio su llegada y  se dispuso a su labor, yo miraba por la ventana llena de curiosidad,buscando el pasto que seria colocado, y me llamo la atención un pequeño monton de hierba que descansaba en el camino, mi decepcion fue muy grande cuando vi como el jardinero hacia pequeños orificios sobre la tierra mojada y colocaba ahí unos tallos  de lo que parecía ser mi pasto “soñado” había entre uno y otro un espacio de 10 cm, me convencí de que  me estaba viendo la cara, termine por pagarle lo acordado, no precisamente por el pasto si no por el trabajo de desaparecer el escombro y colocar  la tierra abonada, en realidad era una ganga lo que estaba cobrando por todo incluyendo el pasto, asi que lo pagado fue en relidad lo justo.

Al día siguiente por la tarde, vi con tristeza como los rayos inclementes del mediodía, habían marchitado por completo los tallos, aun así me dispuse a regarlos, al otro dia, los tallos habían tomado un color marrón y yacían completamente desmayados sobre la tierra, no le dí importancia, tome un poco de agua y comenze a regarlas, mi esposo molesto refunfuñaba diciendo que nos habían timado, y que dejara de perder mi tiempo. Los siguientes días no fueron mejores, el sol era implacable, con los demacrados tallos, los cuales había pasado de tener un color marron, a un color amarillento, eran totalmente quebradizos, tanto que el viento empezaba a llevarse uno que otro, el sol resecaba tanto la tierra que esta se  partía cual polvorón. Con todo, como cada tarde desde hacía ya varias semanas, tome el agua y comenze a regar la tierra, mis vecinos, la gente que pasaba, mi propio esposo me miraban desconcertados y algunos con burla, se adivinaba en su mirada la interrogante del por que regaba con esmero cada tarde unas pequeñas briznas escuálidas, que las mismas gotas de agua terminaba de arrancar de la tierra.

Una mañana muy temprano cuando apenas si salía el sol, me asome por la ventana a mi pequeño “jardín” observe como la tierra aun se mantenía humeda, lo que duraría solo unas cuantas horas antes de que el osado sol arremetiera con toda su fuerza. Suspire y un poco resignada me dije que por la noche no saldría mas a desperdiciar el agua, era una locura, todos tenían razón. Entonces me disponía a iniciar mi rutina del día cuando una pequeña y diminuta mancha verde que asomaba bajo uno de los tallos marchitos llamo mi atención, mire al resto de los tallos, debajo de cada uno había una pequeña plantita asomando tímidamente. Para mi fue un “Sigue, no te detengas”, emocionada por la tarde salí nuevamente con mi regadera, las miradas insistentes eran mas claras, ahora no solo eso,  murmuraban entre ellos y una risa burlona se escapaba de vez en vez. No me importaba en absoluto, ellos no veian desde donde estaban lo que yo si.

Un año pasó desde entonces, y ayer me encontraba como cada tarde regando el pasto, y mi hijo con una jarra regando los maceteros a su alrededor, contándoles quien sabe que cosa. No pude evitar reflexionar en que, al tiempo que yo iniciaba esta loca carrera de ser paramédico, el pasto iniciaba también su lucha, crecio, se extendió por toda la superficie, y ahora lucía tupido, y fuerte.

Nadie tenía fe en el, nadie excepto yo, eran unas tristes briznas, marchitas y escuálidas, que resistieron el sol, las torrenciales lluvias, plagas, malezaetc. Y lucho busco la manera de crecer, de abrirse espacio entre la tierra, ante la mirada incrédula, escéptica y otras veces burlona de los que lo veian.

-¿Pero que puede crecer ahí?- decían

-¡Ya déjalo es una perdida de tiempo!-

-¿Qué acaso estas loca?-

-Esas cosas no son para ti-

-No vas a poder-

-No llegaras-

Y llegué, hace una semana fue mi graduación y a diferencia del pasto, hubo gente que si me apoyo, ayer mientras regaba el pasto, por un momento fue inevitable sentirme orgullosa.
Todo empezó con un sueño, al que se le agrego un poco de fe, otro tanto de voluntad y persistencia. Fe en Dios, Fe de los que creyeron en mi y me dieron su confianza, Fe en mi misma. Voluntad, de querer hacerlo, de levantarme cadavez, de resistir el abrasador y agotador sol de los obstaculos y circustancias de mi vida diaria. Y persistencia para no rendirme pese a todo.

______________________________________________________________________________________

No perdamos nunca el animo, siempre adelante. Para mis hermanos de la CRM G -23

Sin memoria de tu error

Estándar

Andrés, esperaba con paciencia le tomaran su orden, miraba como el único mesero que parecía haber en esos momentos, se sumergía de lleno en una platica con una de las comensales. Intencionalmente se movió varias mesas para escuchar, adelantándose a otro comensal que estaba a punto de sentarse ahí.

-Es tan fácil pronunciar esa palabra “perdón” pero implica tantas cosas-

-Implica principalmente olvidar-

Fue lo que Andrés alcanzó a escuchar algunos recuerdos vinieron a el al escuchar esas frases, se levanto de su  recién conquistado lugar, se dirigió a la maquina de café, y salió del lugar con un vaso humeante y aromático entre sus manos, olvidándose por completo de su pretendida cena

“Perdonar… olvidar… que fácil se dice” reflexionaba mientras se dirigía hacia el jardín, los recuerdo llegaban flotando con la brisa fresca de la noche, moviéndose cadenciosamente hasta el, hasta envolverlo, hasta impregnar todos sus sentidos, hasta sentirse transportado; un nudo se formo en su garganta, y los músculos de su cuerpo se tensaron, el vértigo le obligo a sentarse.

En un esclavo de su propio orgullo se había convertido, el resentimiento y el odio eran su pan diario, y las lagrimas su amarga bebida.

“¿Cómo pudiste? Te dí todo, mi vida, mi tiempo… y tu ¡Ah!”

Empuñaba sus manos, y el vaso de café salió disparado.

“No puedo, tanto dolor, me asfixia  ¡No quiero sentir mas esto! ¡Por favor!”

-Perdón buenas noches, olvido su saco en el restaurant- Apareció de pronto el hombre que parecía servir las mesas en el restaurant.

-¡Ah! Gracias, no me di cuenta- contestó Andrés, y un sentimiento de familiaridad le embargo, obligandose a recordar en que lugar y momento había conocido al hombre que estaba frente a él.

-¿Te conozco?-

-Quizá- le contestó aquel hombre sonriéndole con amabilidad, sus ojos eran buenos, y su rostro reflejaban sabiduría.

-A veces solemos olvidar cosas que no deberíamos, en cambio existen otras que quisiéramos borrar para siempre-

-Si hubiese una formula mágica para olvidar- comentó Andrés

-Te puedo asegurar, que esa persona no tiene ya memoria de lo que hizo contra ti, ella sigue su vida, y el daño que te hizo en ese momento solo tu has permitido que se prolongue por falta de perdón-

-¿Falta de perdón? ¡Pero si jamás me ofreció una disculpa! Fue tan vil que solo se dio la vuelta y se marchó-

-Y no es necesario que ella venga y te pida perdón, tu vida no puede depender de eso por que se puede ir en ello, lo que si es  necesario y justo es que tú seas feliz, y que no lleves más esa carga. Dios quiere que tu seas feliz, nosotros mismos delante de el somos tan imperfectos y sin embargo somos perdonados. Vamos cierra tus ojos-

Andrés por un instante se sintió abrumado, pero accedió y cerró sus ojos.

-Empecemos por ti. ¿Recuerdas ese momento el más vergonzoso, esa cosa terrible que hiciste, esa injusticia que cometiste, ese niño al cual heriste o te burlaste de el? ¿Recuerdas esas cosas de las cuales te arrepientes y quisiste jamás haberlas hecho? Tráelas a tu memoria ahora, ponlas delante de Dios

-Qué mal me siento, es como presentar basura maloliente delante de un rey-

-Ahora píde perdón y cree con todo tu corazón que Él te ha perdonado. Ahora trae a tu mente esos momentos dolorosos,  las palabras los hechos de esa persona que tanto te hirió, recuerda su imagen, di su nombre y dile “te perdono”. Deja ir todo el dolor que te causo y no tengas más memoria de eso, porque Dios tampoco tendrá memoria de tus errores-

Un día a la vez

Estándar

Ernesto no podía creerlo, la lluvia le había obligado a detener su viaje y pedir una habitación en aquel hotel,  para pasar la noche. Apenas si había recibido las llaves, cuando repentinamente la lluvia cesó; refunfuñando entres sí decidió quedarse, su estomago clamaba por algo de alimento, llevaba hostigándolo todo el día.

-Señor, disculpe, ¿Donde queda el restaurant?- preguntó al encargado de la recepción

-Camine por este pasillo y baje las escaleras-

-Gracias-

Avanzo por el pasillo para dirigirse al restaurant, había una mesita con un teléfono, una mujer atendía una llamada, hundida en un sillón, se notaba realmente afligida.

“¿Que clase de desgracia estará recibiendo esa pobre mujer?”

Se preguntaba Gustavo, detestaba en el fondo el sentimiento que le despertaba esa clase de escenas, había presenciado tantas, todas provocadas por el mismo. Al entrar al restaurant se dió cuenta que no estaban asignando mesas por lo que el mismo escogió la suya, la más apartada, no quería que nadie lo molestará, deseaba estar solo y después de algunos minutos, se acercó el camarero para tomar su orden, el cual al notar el asombro de Gustavo de ver que era la misma persona que estaba en la recepción, se adelantó a explicar

-¡Eh! Bueno lo que pasa es que estamos escasos de personal-

-Debe estar partido por la mitad-

Contesto Gustavo con un dejo de ironía.

-Bien sirvame por favor una hamburguesa doble con queso, espagueti, puré de papas, lasaña y una sopa como la que tiene la señora de aquella mesa, se ve bien-

-Claro que si señor enseguida le servimos su cena-

-Esperé, también quiero que me sirva después pay de manzana con helado de vainilla y pudín de chocolate-

-¿Le ofrezco algo de beber? El bar acaba de abrir y…-

-Solo agua por favor- se apresuró a contestar Gustavo, sin dar lugar a más ofrecimientos. Aun así no podía evitar dirigir su mirada hacia el bar, las botellas le parecían tan brillantes y el liquído en su interior aun más. Respiró profundamente, por si el aroma escapaba un poco y pudiera capturarlo.

Al cabo de unos minutos, su cena no llegaba, no lo soportaba más, en cambio el licor estaba ahí, tan a la mano.

Gustavo había sido rehén del alcohol por más de 10 años y este le había llevado a conocer otras adicciones, días completos estaban perdidos en su memoria, despertaba en lugares inimaginables, la cruda moral y los ruegos de su familia para que saliera de aquel infierno, parecían a veces  insuficientes y cada vez se hundía más. Era la segunda vez que lo intentaba, salvo que en esta ocasión si había logrado terminar su tiempo en el centro de rehabilitación y se dirigía a su casa, hasta que la lluvia le impedió continuar, varándolo en aquel lugar.

Al fin se animó a acercarse al bar, enseguida se acerco el barman

-Buenas noches ¿Que le sirvo?-

-Whisky llenó por favor-

Lo miró, se acercó y su aroma lo embistió penetrando por sus poros, envolviéndolo.

“Lo quiero todo, hasta la última gota”

Sus manos temblaban, y se escapaban hacia el trago como un imán, estaba a tan solo un roce de distancia.

“Lo quiero todo, hasta la última gota ¡Todo!”

Delante de él estaba, rebosante, brillante, seductor, malévolo, angelical, la vida y el bien, la muerte y el mal.

“Quiero elegir, necesito elegir”

Una lucha interior se desataba, y su voluntad comenzaba a mermar. Hacía tiempo, que había tomado la decisión de pedir ayuda, reconoció que el solo no podría salir de esa interminable pesadilla, que necesitaba ayuda de Alguien Superior a sus fuerzas, a su voluntad y a su problema.  El mismo se detuvo a mirarse como en un espejo y no le gustó como se veía. Supo que pese a todo era amado y aprendió a abrir sus brazos para recibir y dar ese amor

-¡Lleveso esto!- gritó al barman. Muchas veces se sometería a la misma prueba, y tendría siempre que elegir.

“Decido, por este día, no hacerlo, decido por este día la vida”

Con determinación tomó el desafió de vivir un día a la vez.

____________________________________________________

Los relatos que he escrito en este blog siempre habían sido contados en primera persona. He decidido cambiar la forma en esta entrada

A todos gracias por estar. Besos

CANDY.

Llamada de un corazón afligido.

Estándar

Generalmente no soporto estar sola, siempre busco refugio en alguien más quizá es que me da miedo encontrarme con mis propios pensamientos, con preguntas de las que temo encontrar respuesta y sé que es eso mismo lo que me ha acarreado a este hoyo. Yo misma pedí a mi amiga Cristy me dejara sola unos días, para reflexionar sobre todo esto que ha pasado; ahora me arrepiento, debí acompañarla a pasar unos días a ese hotel, despejarme me haría bien, salir de este encierro, tomar un respiro. Necesito hablar con ella, es mi mejor amiga, y ha sido una tontería alejarla de mi cuando más la necesito, la llamaré…

-Buenas noches Hotel Rascafría ¿En que puedo servirle?-

-Buenas noches, mi nombre es Isabel Stevenson ¿Sería tan amable de comunicarme con Cristy Corwell? esta en la habitación 203-

-Con gusto, ella en este momento se encuentra en el restaurant, la comunicaré enseguida-

-Si bueno-

No pude evitar soltar el llanto apenas si reconocí su voz.

-Cristy, ¡Ay! Cristy, me haces tanta falta, ha sido una tontería no acompañarte, una tontería como ha sido todo en mi vida, todo es un desastre, con montones de pedazos esparcidos por aquí y por allá, no queda nada Cristy, nada-

-No digas eso… yo…-

-No, no me digas nada, no quiero meterte en el embrollo de tener que decidir de parte de quien estaras se que también es tu amigo y que igual que a mi lo quieres… solo, me hace sentir mejor que me escuches-

-Tu eres mi mejor amiga, y todo esto por lo que pasas ese dolor que llevas, lo llevo yo también, me agobia saberte afligida-

Las palabras de Cristy incrementaron más mi llanto, como deseaba en esos momentos que ella estuviera a mi lado, necesitaba tanto de su abrazo.

-¿Que voy a hacer Cristy? Si tan solo la palabra divorcio siempre fue para mi una palabra temida, una palabra que evitaba pronunciar y que sin embargo me perseguía como un fantasma, el cual intuía que existía… pero preferí ignorarlo, yo quería con todo mi corazón que esto funcionará, y ese deseo me hizo ciega, ciega a las señales, a las luces rojas que me alertaban, hasta que todo explotó en mi cara… ¿Y ahora que? ¿Lucho? ¿Me retiro? ¿Lo intento de nuevo?… mis padres me enseñaron que el matrimonio es para siempre, y yo he creído en eso, pero… el… ya no me ama, si acaso jamás lo hizo…-

Mi voz se ahogó en un sollozo, y el llanto se volvió angustioso, estaba a punto de confesar algo que ni siquiera a ella, a mi mejor amiga le había dicho.

-Su mal carácter me hizo justificarle su maltrato…-

-¿Su maltrato? ¿De que hablas?-

-Sus palabras eran la mayoría del tiempo hirientes, cargadas de odio, de un resentimiento que nunca entendí, había días en que simplemente explotaba y…-

-¡No puedo creerlo! ¿Y como es que yo nunca me dí cuenta?- Agregó Cristy alterada por mi confesión.

-No lo notaste porque yo así lo quise, esos días en que me iba a supuestos viajes, simplemente estaba en casa recuperandome…-

Cristy, sollozaba del otro lado del teléfono,tanto que sus palabras se ahogaban, no habría querido hacerla sufrir conmigo, se que lo que le he confesado le causa un profundo dolor, pero ya no podía callarlo, necesito ayuda para reconstruir mi vida, y necesito toda la ayuda posible.

-No puedo seguir así, es algo que no me deja vivir, quisiera cerrar los ojos y olvidarlo, quisiera que todo se borrara y poder decir que jamás pasó, quiero salir de esto, solucionarlo, cualquiera que sea la solución, quiero ser feliz… Quiero por fin ser feliz, lo anhelo con todo mi corazón-

-Y yo también quiero que seas feliz, buscaremos ayuda, y saldremos adelante juntas, el primer paso ya se ha dado al reconocer lo que te ha pasado, lo siguiente es perdonar, algo que no significa, volver a permitir que te pisoteen, si no algo que te permitirá ser libre y dejar atrás el dolor… Isabel, eres una mujer hermosa, única, inigualable, valiente como pocas, has sido un regalo para mi vida y para los de otros, por favor nunca lo olvides, tu valor no esta en que una persona te ame o no, tu vida tampoco se ha terminado, tu destino y el anhelo de Dios es que tu seas feliz-

_____________________________________________________________

Recientemente encontré un blog de un chico el cual compartió algo muy importante y muy lindo, que me hizo reflexionar sobre este tema, y me ayudo a ubicarme en El. Aquí te dejo el link

http://seporquese.wordpress.com/2011/09/05/declaracion-de-amor/

Si alguien esta pasando ó pasó por algo así, debe reconocer que no esta sola, y que el primer pasó para terminar con esa pesadilla es romper el silencio.

El justo valor

Estándar

Al cabo de unos minutos, logré que Cristy se durmiera termine de arroparla, es definitivamente siempre un ángel cuando duerme, pero muchas veces un torbellino cuando no lo esta.

Me dispuse a bajar, la lluvia se calmaba convirtiéndose poco a poco en apenas una brizna, las nubes dejaban relucir una hermosa luna  traviesa  que se asomaba y se  ocultaba tras de alguna nube, abrí brevemente la ventana del balcón para percibir ese aire fresco y limpio que deja detrás de si la lluvia, con gusto me quedaría aquí disfrutando de la noche, pero tengo una charla pendiente.

Al entrar al restaurante, descubrí inmediatamente una mano que me indicaba desde una mesa que me acercará.

-¿Se ha tardado en quedarse dormida?-

-Bueno ya vez- le conteste al tiempo que tomaba asiento, un mesero se acercó y sirvió el café.

-¿Y este no es el mismo que estaba en la recepción?-pregunte un poco confundido.

-Si el mismo, pues dice que hoy, no hay mucho personal laborando en el hotel, que le vamos a hacer, al menos es amable eso nadie se lo quita-

-¿Y que es eso que tanto te urge hablar?-

-Bueno como ya sabes Pablo e Isabel se están divorciando-

-Si es una pena después de tantos años-

-Tantos años, eso es lo que más rabia me da…-

Noté que aquel tema verdaderamente, la afectaba, conocíamos de muchos años atrás a Pablo e Isabel eramos casi como hermanos, y no podíamos evitar que el proceso por el que ahora pasaban nos doliera en mucho también a nosotros. Las lágrimas empezaban a cubrir su rostro, sentimientos contenidos empezaban a aflorar.

-Debes saber que yo los quiero a los dos, pero estoy mas de el lado de Isabel, y que me disculpe quien me tenga que disculpar, pero a Pablo… es que lo que el hizo no tiene nombre-

-Escucha, no es que yo este a favor de Pablo pero… a veces las cosas pasan así, no conocemos sus circunstancias, ni su diario vivir, que sabemos tu y yo de lo que llevó a Pablo a conocer a otra persona…-

En ese momento Cristina me miró con furia en sus ojos, como si el haber optado por estar de lado de Pablo fuera un grave error, tal vez  imaginaba que el tratar de justificarlo era quizá justificarme a mi mismo de algo similar en el futuro.

-No es el hecho de que conociera a otra persona,  hay algo más grande que la traición, todo hubiera sido por decirlo de alguna manera “mejor” si Pablo hubiese sido sincero, si no hubiese tenido a Isabel  engañada, si ya no lo quería ¿Por que no se lo dijo? ¿Por que permitió que su vida se fuera en el? ¿Por qué se negó y le negó a ella la posibilidad de arreglar las cosas? Isabel estaba enamorada de el-

-En algo tienes razón, fueron muchos años de engaño, toda una vida en realidad-

Cristina trataba de contenerse, levantaba la vista hacia el techo buscando un punto imaginario inútilmente, no eran necesario decir lo que sentía, pues a simple vista se notaba en un choque de sentimientos, de dolor, impotencia, rabia, tristeza.

-El daño esta hecho y no hay vuelta atrás, a nosotros solo nos queda estar a su    lado, pues al fin y al cabo el asunto es entre ellos-

-A lo que voy es que todo esto me hace revalorar mis propias relaciones, si las estoy dando por sentado o realmente les doy su justo valor, ó acaso estoy permitiendo que la desidia se instalé entre ellas y yo-

-Cristy, creo que debemos reconocer el valor de cada uno, que es único, especial e irrepetible, es cierto, pero el amor no solo es poético- romantico, va más alla de sentarnos y extender las manos para recibir del otro la felicidad, de la que en primer lugar, somos responsables cada uno… podría decir tantas cosas, pero sería muy tonto y ridículo tratar de enumerar en una lista  los motivos que pueden llevar a una ruptura así para terminar diciendo “A mi no me pasará”-

– Tienes razón lo más sabio, es mirar donde esta tu pie, y cuidar que este no resbale-

El mesero, camarero, recepcionista se acercó a nosotros en ese momento

-Disculpe, tiene una llamada-

Mencionó dirigiéndose a Cristy.