Archivo de la categoría: FE

Jimena

Estándar

guirnalda Los rayos del sol se colaban entre las ramas de los arboles danzando sobre el rostro de la pequeña, era como si miles de luces chispearan en su cabello, la guirnalda de flores tejida por ella misma con ayuda de su madre y su vestido blanco, le hacían lucir angelical.

Fue asi como Jenny la observaba correr hacia ella, a punto estaba de abrazarla, de ver como de un salto se lanzaba a sus brazos, apunto estaba de sentir sus pequeños brazos colgando de su cuello, de mirarse en los ojos más dulces, de sentir su cabello haciéndole cosquillas en su rostro, de sentir el amor más puro y autentico que pueda existir, casi pudo escuchar que le gritaba ¡Mama! Llena de emoción.

Sin embargo… Jimena solo se anunció, llenó el corazón de Jenny desde su interior haciéndola soñar con su rostro de niña y con el nombre que llevaría.

“Estaba tan segura, de que te tendría en mis brazos y te anhelaba tanto, que es difícil entender que no será así, algunas veces me atormenta la idea de que hice algo que quizá te ahuyento, quizá mi alimentación, el stress, el ejercicio ¿Qué hice? Y la respuesta es nada, las cosas a veces pasan así, comprendo que no era el tiempo, pues tu hermosa angelita mereces todo y  la vida, Dios es sabio y sabe en que momento justo vivirás; preparo aun tu mundo, me preparo yo misma siendo mejor cada día para cuando decidas volver, para cuando nuestro tiempo preciosa niña llegue para las dos”

solo texto

solo texto

No te dejaré

Estándar

El sol del atardecer la abrazaba con delicadeza, esta vez no quemaba, el viento le enjugaba una que otra lagrima, el cielo con apenas unas cuantas nubes y el canto cercano de los pájaros, creaban un ambiente relajado, comenzaba a sentirse consolada, podría en cambio ese día llover imparablemente, evitando que saliera de casa, atormentando más su corazón, pero en cambio la preciosa tarde le invitaba a trabajar en su jardín, podría también llorar desconsoladamente vaciar su alma tirada en un sillón, sin embargo algo dentro de ella le decía que estaría bien, contra toda lógica y porque la naturaleza de ella es ser sensible, quizá demasiado

Era cierto su corazón  estaba hecho polvo ahora, golpe tras golpe, le habían dado un tiro final, sin miramientos,  sin consideraciones, como a un maleante, un delincuente y no lo era, su error era confiar, amar en demasía y a veces a ciegas.

arreglando el jardínPero todo estaría bien, al menos para ella, del resto el tiempo se encargaría de poner todo en su lugar, el perdón aunque nunca le fuera pedido llegaría, su corazón lo soltaría, volvería aligerarse y seguiría adelante.

EL había estado al pendiente de ella, observó como asomó su cabeza por la ventana, como cerró sus ojos y quiso escapar, fue entonces cuando la invito a salir al jardín, le susurro que la tarde era maravillosa, al toque a penas de su mano sobre su hombro ella comenzó a sentirse mejor.

“Todo estará bien, tu estarás bien, te lo prometo, estaré contigo YO no te dejaré… solo descansa en mi”

-Si estaré bien- creyó como si escuchará con su corazón aquel  susurro y se sonrió mientras con regadera en mano refrescaba sus flores aquí y allá

EL  envolviéndola en sus alas, levantó un vientecillo que le enjugó sus lágrimas, y pidió a las aves cantar…

solo texto

solo texto

El anhelo de un corazón

Estándar

-¿Qué es lo que de verdad anhelo?- repetía Carol, la pregunta recién pronunciada, hecha por su propio corazón, por un momento reflexiono, había tantas cosas que preguntar, cosas quizás que pedir, ninguna imposible sin duda, tantos años de amistad, al menos de los que ella llevaba cuenta.
Tanto amor le había entregado El a ella, un derroche de amor siempre lo dijo, Él le prometió que estaría siempre a su lado, y era fiel a esa promesa.
Algunas veces lo ignoró, y otras tantas lo hirió, delante de todos, en medio de burla a manera de juego y El simplemente esperaba siempre con suma tristeza, a que ella quisiera volver, pero pasaban los días, las semanas, los meses, y el doloroso silencio se hacía eterno.
solitariaEl silencio y la indiferencia siempre era de ella, porque a El le gustaba aprovechar los días de sosiego para susurrarle al oído cuanto la amaba, para recordarle cuan especial era ella para su corazón, de Carol una lágrima escapaba, pero entonces se enjugaba, sacudía su melena, y volvía a su mundo caótico y ajetreado.
Esa tarde lluviosa, en la soledad de su casa quiso acallarlo nuevamente.
“¿Ahora no?” pregunto El
-Exacto ahora no- contesto ella
-Espera…- arrepentida cambio de opinión, sintiendo una gran necesidad de aclarar las cosas.
-La realidad es que… esta situación es penosa para mi- confesó
“¿De verdad eres feliz sin mi?”
-He pensado algunas veces que si… pero lo cierto es que… me siento miserable lejos de ti- Carol se atrevió al fin a sincerarse.
“¿Qué es lo que de verdad tu corazón anhela? Me gustaría escucharlo”
-¿Qué es lo que anhelo?… pues, yo…-
Y antes de soltar la respuesta que colgaba ya de su corazón, indago con necedad, con el resto de altivez que tenía.Mujer triste
-¿Por qué en primer lugar no te has ido? ¿Por qué sigues aquí, pegado a mi dia y noche? ¿Por qué? ¿Acaso no ves quien soy? Si pasan días y no te dirijo la palabra, cualquier otra persona se habría marchado ya ¿Cómo puedes…?-
“Tu sabes bien por que”
Contesto El y el corazón de Carol estallo gritando la respuesta que siempre había conocido y que tanto se esmeraba por ocultar, las lágrimas se cuajaban en sus ojos, resistiéndose aun a desbordarse. Sabía que vendrían de nuevo esas dos palabras juntas, y toda ella comenzó a temblar.
“Te amo” dijo El, derrumbando al fin el muro que Carol había construido entre los dos.
-¿Y a pesar de todo?-
“Siempre te amaré”
-¡Oh! ¡Dios! Te amo, perdóname, perdóname por todo por lo que he dicho, por lo que hecho el anhelo de mi corazón eres Tu…
___________________________________________________________________

A ti extiendo mis manos; mi alma te anhela como la tierra sedienta. Respóndeme pronto, oh SEÑOR, porque mi espíritu desfallece; no escondas de mí tu rostro, para que no llegue yo a ser como los que descienden a la sepultura.…Salmo 143:6

 

solo texto

solo texto

 

 

Agua y nieve

Estándar

-¿Directora de edicion? Jajajajajajaja que buen chiste ¿Directora tu? Esa estuvo muy buena-

Fue la respuesta de Ursula  al comentario de Gisselle, la cual llamo Directora a Jenny en reconocimiento a su desempeño que iba muchas veces mas alla de una simple editora.

Jenny, no hizo comentario alguno, sabía muy bien quien era y donde estaba plantada, su empeño y dedicacion la llevarian sin duda a  ese puesto que para Ursula ahora le parecía un chiste.

Ese tipo de comentarios aunque para muchos eran por demás desagradables, a ella no le  molestaban, había aprendido a  en cierta forma a dar gracias a Dios por la vida de Ursula, por ella que todos los días en su empeño personal de menospreciarla, en realidad lo que hacía era mantener a raya el ego de Jenny, que si bien era buena en lo que hacía y  sus compañeros y jefe se lo reconocían, corría el riesgo siempre de que sus pies dejaran el  piso como en la mayoría de las personas que sienten su vida viento en popa.

chicafelizEra necesario para Jenny reconocer que su vida era un regalo de Dios, al igual que sus habilidades si es que acaso alguna poseía, y que sus finanzas, sus ropas, sus posesiones, no la hacían lo que era, sin toda esa investidura, que afanosamente las personas se empeñan en ponerse a diario podría ser como cualquier otra persona; la diferencia radicaba en su corazón, en quien vivía ahí, y el tesoro que guardaba en el.

Y por si alguna vez se le olvidaba … Ursula se encargaba de asomar su cara y recordarle que en realidad no debería tomarse tan en serio.

solo texto

solo texto

_________________________________________________________________________________________

Di, que provecho saca
el hombre
en ganar el mundo entero,
si en su corazón no encuentra
el reposo verdadero,
si, todo lo que
no es eterno
se derrite como la cera
de que sirve tu apariencia
cuando el alma desespera

Siempre habrá nieve altanera
descansando en el camino,
y agua humilde batallando
en la rueda del molino,
siempre habrán guitarras
que acompañen
para que otras tengan brillo,
siempre brillara en el cielo
un sol que cobra..
un sol que paga
que haga un llanto de la nieve
que convierte en lluvia el agua
que selle nuestro labios..
haciéndonos mas
buenos y mas sabios

Letra canción: Agua y Nieve. De Marcos Vidal

El anhelo de un corazón

Estándar

Y esto contaba Cristy a su joven nieta, mientras compartían el té.ensueño

-¿Pero es que fue un sueño abuela?-

Preguntaba la chica con desconcierto, la abuela algunos años atras podría haber asegurado que no era así, que todo paso en realidad en dos días, en el Rascafría, pero pasados los años, el recuerdo se sumergía en la neblina de la irrealidad, y con todo sentía a esos personajes que conocio en aquellos días como parte de ella, quiza eran sus propias experiencias, quiza las que vivió de alguien muy cercano, quiza se trataba de sus propios miedos, lecciones aprendidas, recordatorios a su propia conciencia, o la misma tomando vida, asomandose osadamente, señalando despiadadamente el interior, arrojando luz, a los rincones más oscuros, buscando el verdadero anhelo de un corazón, tomando quizá la forma de un ser angelical ¿o acaso no?

-Creo si mi memoria no me falla, he escrito todo en algun lugar… –

_____________________________________________________________________________________________

Se que es una manera muy precipitada de cerrar la serie de relatos que venía escribiendo, pero me es necesario hacerlo así.

Concluir para avanzar, cerrar ciclos para un nuevo comienzo, vamos por más.

GRACIAS A TODOS LOS QUE SE PASAN POR AQUI, POR SEGUIR AL PENDIENTE, A PESAR DEL TIEMPO, ESO NO TIENE PRECIO.

Fe con persistencia

Estándar

Hace un año exactamente, paso un hombre por mi casa ofreciéndome un jardín precioso para el frente de mi casa.

Por la tarde del siguiente día el jardinero anuncio su llegada y  se dispuso a su labor, yo miraba por la ventana llena de curiosidad,buscando el pasto que seria colocado, y me llamo la atención un pequeño monton de hierba que descansaba en el camino, mi decepcion fue muy grande cuando vi como el jardinero hacia pequeños orificios sobre la tierra mojada y colocaba ahí unos tallos  de lo que parecía ser mi pasto “soñado” había entre uno y otro un espacio de 10 cm, me convencí de que  me estaba viendo la cara, termine por pagarle lo acordado, no precisamente por el pasto si no por el trabajo de desaparecer el escombro y colocar  la tierra abonada, en realidad era una ganga lo que estaba cobrando por todo incluyendo el pasto, asi que lo pagado fue en relidad lo justo.

Al día siguiente por la tarde, vi con tristeza como los rayos inclementes del mediodía, habían marchitado por completo los tallos, aun así me dispuse a regarlos, al otro dia, los tallos habían tomado un color marrón y yacían completamente desmayados sobre la tierra, no le dí importancia, tome un poco de agua y comenze a regarlas, mi esposo molesto refunfuñaba diciendo que nos habían timado, y que dejara de perder mi tiempo. Los siguientes días no fueron mejores, el sol era implacable, con los demacrados tallos, los cuales había pasado de tener un color marron, a un color amarillento, eran totalmente quebradizos, tanto que el viento empezaba a llevarse uno que otro, el sol resecaba tanto la tierra que esta se  partía cual polvorón. Con todo, como cada tarde desde hacía ya varias semanas, tome el agua y comenze a regar la tierra, mis vecinos, la gente que pasaba, mi propio esposo me miraban desconcertados y algunos con burla, se adivinaba en su mirada la interrogante del por que regaba con esmero cada tarde unas pequeñas briznas escuálidas, que las mismas gotas de agua terminaba de arrancar de la tierra.

Una mañana muy temprano cuando apenas si salía el sol, me asome por la ventana a mi pequeño “jardín” observe como la tierra aun se mantenía humeda, lo que duraría solo unas cuantas horas antes de que el osado sol arremetiera con toda su fuerza. Suspire y un poco resignada me dije que por la noche no saldría mas a desperdiciar el agua, era una locura, todos tenían razón. Entonces me disponía a iniciar mi rutina del día cuando una pequeña y diminuta mancha verde que asomaba bajo uno de los tallos marchitos llamo mi atención, mire al resto de los tallos, debajo de cada uno había una pequeña plantita asomando tímidamente. Para mi fue un “Sigue, no te detengas”, emocionada por la tarde salí nuevamente con mi regadera, las miradas insistentes eran mas claras, ahora no solo eso,  murmuraban entre ellos y una risa burlona se escapaba de vez en vez. No me importaba en absoluto, ellos no veian desde donde estaban lo que yo si.

Un año pasó desde entonces, y ayer me encontraba como cada tarde regando el pasto, y mi hijo con una jarra regando los maceteros a su alrededor, contándoles quien sabe que cosa. No pude evitar reflexionar en que, al tiempo que yo iniciaba esta loca carrera de ser paramédico, el pasto iniciaba también su lucha, crecio, se extendió por toda la superficie, y ahora lucía tupido, y fuerte.

Nadie tenía fe en el, nadie excepto yo, eran unas tristes briznas, marchitas y escuálidas, que resistieron el sol, las torrenciales lluvias, plagas, malezaetc. Y lucho busco la manera de crecer, de abrirse espacio entre la tierra, ante la mirada incrédula, escéptica y otras veces burlona de los que lo veian.

-¿Pero que puede crecer ahí?- decían

-¡Ya déjalo es una perdida de tiempo!-

-¿Qué acaso estas loca?-

-Esas cosas no son para ti-

-No vas a poder-

-No llegaras-

Y llegué, hace una semana fue mi graduación y a diferencia del pasto, hubo gente que si me apoyo, ayer mientras regaba el pasto, por un momento fue inevitable sentirme orgullosa.
Todo empezó con un sueño, al que se le agrego un poco de fe, otro tanto de voluntad y persistencia. Fe en Dios, Fe de los que creyeron en mi y me dieron su confianza, Fe en mi misma. Voluntad, de querer hacerlo, de levantarme cadavez, de resistir el abrasador y agotador sol de los obstaculos y circustancias de mi vida diaria. Y persistencia para no rendirme pese a todo.

______________________________________________________________________________________

No perdamos nunca el animo, siempre adelante. Para mis hermanos de la CRM G -23